Miércoles, Diciembre 02, 2020

Estimados colegas:
Como directiva del Colegio de Químicos Farmacéuticos de la Región de los Ríos, nos es muy grato dirigirnos a ustedes para informarles que ha llegado a feliztérmino la campaña de ayuda a nuestra joven colega Romina Barrientos, quien sufrió un accidente cerebral isquémico en enero pasado, el cual la dejó tetrapléjica y con síndrome de enclaustramiento.

Luego de que numerosos colegas de la Región de los Ríos y de otros Regionalesse motivaran con esta campaña, hemos logrado reunir un monto de $1.370.000, los cuales le entregamos en un cheque a la madre de Romina el pasado sábado 13 de abril en la ciudad de La Unión.

La directiva de nuestro regional viajó en su totalidad hasta la ciudad de La Unión, donde inicialmente sostuvimos una reunión con la Sra. Edith (madre de Romina) en un café de la ciudad. Ninguno de nosotrosla conocíamos personalmente, ya que el contacto hasta ese momento solo fue telefónico; no obstante ello no fue inconveniente alguno, ya que es una mujer tremendamente cercana, cariñosa y sencilla, por lo que rápidamente nos contó acerca del estado de salud actual de Romina y de la evolución que ha tenido en este tiempo. Cuando le comentamos acerca de la campaña realizada por nuestro Colegio Profesional, de cómo trascendió las fronteras de la Región y del cariño de los colegas que hicieron sus aportes, agradeció enormemente el gesto, así como el dinero recaudado, el cual les será de gran ayuda.

Luego del café con la Sra. Edith, nos dirigimos al Hospital a visitar a Romina. Aunque sabíamos acerca de su situación clínica, fue imposible no impactarnos por su estado de extrema delgadez, por su imposibilidad demover algúnmúsculo (excepto los párpados), y en especial por como a pesar de ello se entera de todo lo que ocurre a su alrededor. Romina estaba tranquila, pero se emocionó al vernos y rompió en llanto, el cual eramás bien un grito casi de desesperación, que transmitía una profunda pena, quizás el clamor de tristeza más profundo que jamás hayamos escuchado. Su madre intentaba calmarla, pero dentro de todo estaba contenta, porque el que su hija nos reconociera era una muestra de que sabe perfectamente lo que está pasando ante sus ojos.

En un momento en que Romina estaba un poco más tranquila, le contamos que representábamos al Colegio de Químicos Farmacéuticos de Chile, que habíamos hecho una campaña de ayuda económica y que el dinero se lo habíamos entregado a su madre para que pudiera cubrir así las necesidades económicas que puedan tener. Romina volvió a llorar profusamente, su madre le preguntó si quería decir algo y Romina apretó fuerte los ojos diciendo así que su repuesta era positiva. Su madre tomó un tablero hecho de cartulinas de color, donde estaba el abecedario repartido en treslíneas; a su vez, una de nuestras colegastomó una pizarra y un plumón para ir anotando lasletras que Romina iba a juntar.

Su madre le preguntó si la letra estaba en la primera línea, como Romina no respondía la madre pasaba ahora a la segunda línea y esta vez Romina apretó fuerte los ojos, por lo cual la primera letra estaba en esta segunda línea. De esta manera, la madre fue indicándole una a una lasletras de esta segunda línea y Romina apretó fuerte los ojos cuando la madre llegó a la letra M. De esta forma, línea a línea, letra a letra, lasletras y las palabrasfueron juntándose hasta que se formó la frase "MUCHASGRACIAS". En ese momento todos los que estábamos ahí intentábamos retener las lágrimas, procurando en nuestro interior no otorgartodo el valor que tenía esa sentida frase, al menos no en esemomento, porque de lo contrario habría sido inevitable terminarllorando junto a ella.

Nunca antes alguien nos ha agradecido con tanta dificultad y sinceridad algo que hemos hecho, y como esto no es obra nuestra, sino que de todos ustedes, nos hemos dado el tiempo de detallar este significativo acto, para que cada uno de ustedes pueda sentir este agradecimiento como propio, y abrigar así la satisfacción de haberla ayudado.

No podemos terminar esta carta sin agradecer muy sinceramente a un número importante de colegas que de manera anónima y que sin pertenecer a nuestro Regional, ni conocer personalmente a Romina, hicieron llegarsus aportes para esta campaña. De igual forma, agradecemos al Regional de Magallanes y al Provincial Chillán, quienes nos hicieron llegar montosimportantes de dinero en apoyo de esta causa.

Demaneramuy especial, queremos agradecertambién al Regional Santiago, quienes en unamuestra de enorme generosidad han comprado una silla neurológica, de elevado valor monetario, que permitirá que Romina pueda salir de su habitación y la lleven a recorrer, de momento, los pasillos del Hospital, esperando que a futuro sea esta silla la que le permitamoverse desde su casa hasta elHospital.

En resumen, gracias, MUCHASGRACIAS a todos. Si alguno de ustedes no se unió a esta compaña, aún es tiempo de hacerlo. Para ello pueden hacer llegar sus aportes a la cuenta corriente N° 2352949, Banco Itau, Titular: Fabiola Castillo Hidalgo, Rut: 13.578.121‐5, e‐mail: _. Lo anterior porque la situación de Romina estambién delicada en lo económico, la madre nos ha precisado que Romina recibe apenas $350.000 mensuales por concepto de licencia médica, ya que tenía contrato de administrativo en el momento del accidente cerebral y aunque ya ejercía hace unos días como farmacéutica, esta situación no se ha subsanado.

Desde Valdivia, la ciudad de los Ríos, les hacemosllegar un abrazo muy estrecho a cada uno de ustedes y nuestromássincero agradecimiento

Directiva
Colegio deQuímicos Farmacéuticos
Región de los Ríos